Foto: © REUTERS / U.S. Marine Corps/Sgt. Isaiah Campbell

Afganistán y el fraude de las intervenciones humanitarias

Tras la retirada de Estados Unidos de Afganistán, Biden ha reconocido que su objetivo nunca fue llevar la democracia al país. El caso afgano muestra que las intervenciones militares con coartada humanitaria se aprovechan de un sentimiento de solidaridad para lograr apoyos, pero no tienen como finalidad ni la democracia, ni los derechos humanos.

31/Ago/2021
El objetivo de la invasión de Afganistán "nunca fue construir una nación democrática sino luchar contra el terrorismo". Esas fueron las palabras de Joe Biden el 16 de agosto, en su primera aparición pública tras la caída de Kabul en manos de las fuerzas talibanes.
Sin embargo, años antes, cuando las potencias occidentales comenzaron la invasión de Afganistán, George Bush decía lo siguiente: "Junto a nuestros aliados en Afganistán daremos a los iraquíes alimentos, medicinas y suministros y libertad". Y Tony Blair esto: "Y creo que esta es una batalla por la libertad. Y quiero que también sea por la justicia. Estamos mostrando el poder de la libertad . Y mis queridos compatriotas, en esta gran batalla veremos la victoria de la libertad".
El sonido de esas palabras es el comienzo del documental de John Pilger, "Rompiendo el silencio. Verdades y mentiras en la guerra contra el terror", en 2003.
Seguir leyendo en Sputnik