El año que mentimos peligrosamente

“El papa Francisco emitió un comunicado de apoyo a Donald Trump”, “Aparecen pruebas de que Barack Obama nació en Kenia”, “La candidata demócrata contrató a un sicario para que matara a un oficial del FBI”, “El ex presidente Bill Clinton mantiene una relación romántica con Yoko Ono”. Esas y otras noticias falsas saturaron Facebook durante la campaña electoral en los Estados Unidos, hasta el punto de que superaron a las verdaderas.

05/Ene/2017

“El papa Francisco emitió un comunicado de apoyo a Donald Trump”, “Aparecen pruebas de que Barack Obama nació en Kenia”, “La candidata demócrata contrató a un sicario para que matara a un oficial del FBI”, “El ex presidente Bill Clinton mantiene una relación romántica con Yoko Ono”. Esas y otras noticias falsas saturaron Facebook durante la campaña electoral en los Estados Unidos, hasta el punto de que superaron a las verdaderas.

2016 se ha caracterizado por la eclosión de mentiras en las redes sociales que han triunfado entre la población e incluso han saltado a los medios tradicionales.

En España, fue mediante vídeos de Youtube como triunfó el falso teléfono móvil extremeño con el logo de la bellota, que sencillamente era un aparato chino con el precio multiplicado. En Twitter no dejan de difundirse imágenes falsas de bombardeos, de disturbios o de manifestaciones, siempre al servicio de un determinado bando. Como alguien dijo, internet es un basurero donde hay algunos diamantes. El problema es que buscar en los basureros suele ser agotador y terminas muy sucio.


Seguir leyendo en El Jueves