Foto: Fotografía de la sala en homenaje al Capitán Barreiro y al Teniente Ríos. / C.P.

El Ejército homenajea a dos militares franquistas bautizando con su nombre un salón de actos

La sala principal de actos de la Escuela de Técnicas Aeronáuticas (ESTAER) del Ejército del Aire, centro docente militar situado en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, donde se forman sus oficiales ingenieros e intendentes, ha sido denominada “Capitán Barreiro y Teniente Ríos” en homenaje a estos dos militares. Se trata del capitán Manuel Barreiro Álvarez y el teniente Julio Ríos Angüeso, ambos oficiales que fueron abiertamente partidarios del golpe de estado franquista de 1936.

06/Jul/2020

La sala principal de actos de la Escuela de Técnicas Aeronáuticas (ESTAER) del Ejército del Aire, centro docente militar situado en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, donde se forman sus oficiales ingenieros e intendentes, ha sido denominada “Capitán Barreiro y Teniente Ríos” en homenaje a estos dos militares. Se trata del capitán Manuel Barreiro Álvarez y el teniente Julio Ríos Angüeso, ambos oficiales que fueron abiertamente partidarios del golpe de estado franquista de 1936.

En concreto, Julio Ríos Angüeso fue uno de los militares que participó en la planificación del golpe contra el Gobierno constitucional de la Segunda República. Lo más insultante es que su participación en el levantamiento franquista se destaca en el texto de la semblanza del militar que se ha colgado en las paredes de la sala de esta escuela del Ejército del Aire. En ella, se le destaca como mérito que se retire del Ejército cuando está bajo la autoridad de la república salida de las urnas y se incorpore para participar en el golpe franquista: “Con el advenimiento de la República, en 1931, se retiró del Ejército. Entre los meses de marzo y mayo de 1936, participa en la preparación del Alzamiento. El 17 de julio de 1936, es recluido en la Dirección General de Seguridad como desafecto a la República y, posteriormente en la Legación de Noruega, como refugiado político, hasta marzo de 1937 que se acoge a la embajada de Chile. Reintegrado en el recién creado Ejército del Aire, y ascendido a teniente coronel, fue nombrado jefe de las Fuerzas Aéreas del Atlántico hasta su nombramiento como jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Aéreas de Marruecos”. Su lealtad al franquismo le llevó a alcanzar el grado de general de división en 1952.


Seguir leyendo en CuartoPoder