Foto: CC0 / Unsplash /

En España la política toma las plazas de toros

La ocurrencia de bautizar a dos toros con los nombres de 'Feminista' y 'Nigeriano' ha vuelto a traer a la actualidad la polémica en torno a las corridas de toros en España. Nunca el toreo fue objeto de mayor politización, mientras la ultraderecha lo abandera y subvenciona, para la juventud y los sectores urbanos el toreo solo es historia.

25/Ago/2021
El debate sobre la tauromaquia vuelve a ocupar la actualidad en España. Hace tiempo que la cuestión política saltó a la arena de las plazas de toros y nunca la ha abandonado. El último capítulo lo ha protagonizado la plaza de toros de Gijón, donde han tenido la descabellada ocurrencia de llamar 'Feminista' y 'Nigeriano' a dos toros que se iban a matar en una corrida.
Pocos días después, la alcaldesa, del Partido Socialista, anunciaba que el chiste no tenía gracia y que había decidido no prorrogar la concesión a la empresa que gestiona el coso municipal. Los toros no volverían a Gijón, la ciudad más poblada de la comunidad autónoma de Asturias.
Días antes el Ministerio de Derechos Sociales, gestionado por Unidas Podemos, pedía la cancelación de un espectáculo del 'bombero torero' programado en Badajoz, "por denigrar a las personas con discapacidad". Históricamente han sido habituales en los pueblos españoles espectáculos protagonizados por personas con acondroplasia (enanismo) que torean una vaquilla para hacer reír al público.

Seguir leyendo en Sputnik