Foto: © AFP 2021 / Estela Castro

Juan Carlos I de Borbón, más prófugo que emérito

El último descubrimiento en el entramado financiero del rey emérito es una cuenta en Andorra con 10 millones de euros. Esto se suma a otras investigaciones de la Justicia suiza y española, donde la tónica es el dinero negro, los testaferros y los paraísos fiscales.

25/Jun/2021
El 15 de junio se supo que la fiscalía suiza había encontrado en Andorra una cuenta vinculada a Juan Carlos I donde escondía 10 millones de euros. El depósito, abierto en el banco Andbank, estaba controlado supuestamente a través de la sociedad instrumental Stream S.A., dirigida por testaferros. Los investigadores llegaron hasta la cuenta del Principado, activa hasta 2016, por una transferencia de la Fundación Zagatka, la entidad administrada por Álvaro de Orleans-Borbón -primo de Juan Carlos - que pagó viajes del monarca por valor de ocho millones de euros desde ella.
Esta cuenta en Andorra la cancelaron en 2016, precisamente cuando el Principado anunció la aplicación de la norma por la que compartiría con terceros países información bancaria de todos los extranjeros que tuvieran productos activos en su territorio, según El Confidencial. Muchas personas cerraron sus cuentas en aquel entonces para evitar que se transmitiese esa información.
Seguir leyendo en Sputnik