“La crisis, cuna de los medios de comunicación libres”

Esto es lo que el veterano periodista Pascual Serrano analiza en su último libro: “La prensa ha muerto: ¡Viva la prensa!” (Ed.Península), donde nos muestra diferentes medios de Europa y América que han descubierto la fórmula para mantener un periodismo honesto y valiente apoyados por sus lectores y audiencias. A través de casos como ‘Le Monde Diplomatique’, ‘Le Courrier’ o ‘La Jornada’ entre otros, ilustra algunos modelos de organización y funcionamiento en los que según el autor, está la clave del cambio que deberá emprender la prensa tradicional si no quiere ver peligrar su supervivencia.

21/Nov/2014

A la pregunta de si estamos ante el final de la poderosa prensa escrita, Pascual asegura que “podríamos estar ante el final de un modelo de prensa fundada en el accionariado de grandes emporios económicos, en préstamos o deudas al poder financiero, en dependencia absoluta de poderosos anunciantes y de ganancias multimillonarias para directivos y periodistas estrella. El resultado de todo eso era un periodismo hipotecado a todos esos intereses, o sea, ninguna relación con una verdadera información plural, decente y veraz”.

En cuanto a los motivos que han propiciado la decadencia del modelo de prensa tradicional, el periodista responde que son varios. “Por un lado, el capital, como está sucediendo en el neoliberalismo avanzado, cada vez se interesa menos por producir algo o dar algún servicio, se destina solo a la especulación, al casino (puntocom, inmobiliarias, etc…). Alguna vez pudo interesarle la prensa, pero ya no es rentable y se va. Internet y las nuevas tecnologías han cambiado las pautas informativas de los ciudadanos, la mayoría de la prensa no ha sabido adaptarse, ha intentado ofrecer contenidos que se encontraban más rápidos y gratuitos en la red y no han podido competir. Por último, se acabó ese oligopolio que tenían los grandes medios, ellos vivían del privilegio de disponer de la información y de la propiedad de la tecnología para difundirla. Eso se ha terminado, ahora sobra información, lo que se necesitan son adecuados filtros para que el ciudadano no sea sepultado con paja. Y en cuanto a la tecnología, es evidente que ya está al alcance de grandes sectores de la población”.

 

Seguir leyendo en Albacetecuenta