Foto: © REUTERS / Andrew Kelly

La pandemia de COVID-19 abre el debate sobre la vacunación obligatoria

Que en EEUU, el país de las libertades individuales, Biden ordene la vacuna de COVID-19 a los empleados públicos, igual que hacen las grandes empresas, muestra hasta dónde llega el debate mundial sobre su obligatoriedad. En muchos países, quienes se niegan impiden alcanzar la ansiada inmunidad de rebaño, necesaria para frenar la pandemia.

15/Sep/2021
La decisión del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de ordenar la vacunación de todos los trabajadores federales para "garantizar la salud y seguridad", muestra hasta qué punto el debate sobre la obligatoriedad de las vacunas se encuentra sobre la mesa. Incluido en el país que más alardea de respetar y fomentar las libertades individuales frente al Estado.
La pandemia de COVID-19 y la necesidad de aplicar medidas sanitarias colectivas para proteger la vida de los ciudadanos no deja de derribar mitos intocables de las sociedades que hasta ahora rendían culto a la libertad individual.
El estado de alarma que prohibió salir a la calle, el toque de queda que obligaba a permanecer durante gran parte del día en los domicilios, los cerramientos perimetrales de municipios, provincias o autonomías, la prohibición de viajar, la obligación de llevar mascarilla. Todas ellas fueron medidas aplicadas por los gobiernos a pesar de la impopularidad que suponían. Y ahora los Estados deben tomar la decisión de qué se hace con las personas que se niegan a vacunarse, cuando sabemos que solo una vacunación masiva de la sociedad puede frenar el avance del virus.
Seguir leyendo en Sputnik