Foto: JOAQUÍN GÓMEZ SASTRE.

Medios rusos y libertad de expresión

El ministerio británico de Asuntos Exteriores vetó la acreditación de los medios rusos RT y Sputnik para asistir a la Conferencia Global sobre Libertad de Prensa que se celebró el 10 y 11 de julio en Londres. Les acusa de desempeñar "un papel activo a la hora de propagar desinformación".

18/Jul/2019

El ministerio británico de Asuntos Exteriores vetó la acreditación de los medios rusos RT y Sputnik para asistir a la Conferencia Global sobre Libertad de Prensa que se celebró el 10 y 11 de julio en Londres. Les acusa de desempeñar "un papel activo a la hora de propagar desinformación". La Asociación de la Prensa Extranjera en Londres, la sociedad de periodistas extranjeros más antigua del mundo, creada en 1888, manifestó su protesta por la decisión del Gobierno británico de negar la acreditación. 

En los últimos años, RT ha aumentado el número de coberturas sobre noticias relacionadas con el Reino Unido y Estados Unidos, en lo que se ha percibido como un intento por posicionarse como alternativa a los principales medios de comunicación en esos países. 

El que fuera durante muchos años corresponsal de La Vanguardia en Moscú y autor del libro Entender la Rusia de Putin (Akal), Rafael Poch, cuenta el principio inspirador de Rusia Today y otros medios internacionales rusos. Durante la Guerra Fría, los adversarios de Rusia disponían de una red de medios que daban la voz a los disidentes del comunismo. "En realidad una red de redes que se llamaba Voz de América, Radio Liberty, Radio France International (RFI), Deutsche Welle, BBC, etc. La mayoría de ellas tenía programas en ruso y ucraniano, y algunas en casi todas las lenguas importantes de las diversas nacionalidades de la URSS (y había muchas lenguas en la URSS). Los disidentes soviéticos, fuera en Lituania, San Petersburgo, Tbilisi o Moscú, se expresaban a través de aquellos medios, que difundían sus papeles y noticias. Millones de ciudadanos soviéticos escuchaban aquellas 'voces'; ese era el eufemismo con el que la prensa oficial se refería a veces a aquella red, eficaz, profesional, bien pagada. Pues bien, muchos años después, ya con Putin y concluida oficialmente desde hacía quince años la Guerra Fría, Moscú creó un aparato similar". En opinión de Poch, "naturalmente, la hegemonía informativa occidental es aplastante y naturalmente RT defiende intereses rusos, pero su mera existencia contribuye al pluralismo. Quiero decir al pluralismo realmente existente, que especialmente en materia de medios de televisión es un pluralismo de propagandas, algo que está muy lejos de ser ideal, pero que es mucho mejor que el monopolio que sufrimos durante la primera guerra de Irak (CNN) o la inducida disolución bélica de Yugoslavia (CNN+BBC, etc)".

 

Seguir leyendo en Eldiario.es