Pascual Serrano: “¿Quién decide el código ético de Telecinco? pues está claro, Berlusconi”

Pascual Serrano es un analista indispensable de la relación entre el poder y los medios de comunicación como así lo demuestra en sus libros, convirtiendo a estos, en manuales de ética periodística que nos quitan a todos/as las vendas de los ojos. Colabora con publicaciones como El Diario o Le Monde Diplomatique, coordina una colección de libros en la editorial Akal, y es miembro del Consejo de Redacción de la revista “El Jueves”. Pascual Serrano es un firme defensor del periodismo libre y la democratización de los medios, uno de los imprescindibles para cambiar el poder de bando en el mundo de comunicación.

30/May/2016

Pascual Serrano, valenciano de nacimiento, es un periodista del mundo, gracias a sus viajes por América Latina, Iraq, Gaza o Líbano, entre muchos otros lugares. Es un Analista indispensable de la relación entre el poder y los medios de comunicación como así lo demuestra en sus libros, convirtiendo a estos, en manuales de ética periodística que nos quitan a todos/as las vendas de los ojos. De espíritu crítico y con las ideas claras, en 1996 fundó, junto con otros periodistas, la publicación digital Rebelión.org , y trabajó entre 2006 y 2007 en Telesur, un contrapoder mediático en América Latina. Es un escritor incansable, colabora con publicaciones como El Diario o Le Monde Diplomatique, coordina una colección de libros en la editorial Akal, y es miembro del Consejo de Redacción de la revista “El Jueves”. Pascual Serrano es un firme defensor del periodismo libre y la democratización de los medios, uno de los imprescindibles para cambiar el poder de bando en el mundo de comunicación.

Empecemos hablando de tu profesión ¿Cuál es la situación del periodismo actualmente en España?

Como terminaba uno de mis libros, el de “La Prensa ha muerto, ¡viva la prensa!”, vivimos en un momento en el que se puede llegar a un periodismo desastroso y hundido o a una situación de esperanza y un momento histórico en el que se puede relanzar el periodismo.

Creo que estamos en un cambio de época en la que la crisis, mira por donde, ha mostrado el modelo antiguo de comunicación que dependía de grandes accionistas e inversores y prácticamente gratuito, no funciona. Además no era un periodismo decente y honesto, sino que se fundamentaba en los intereses económicos de esos accionistas. Y en este contexto, surge la oportunidad de un periodismo diferente, cooperativo y colaborativo, que verdaderamente escuche a la ciudadanía.

 

Seguir leyendo en Mundo Obrero Asturias