Foto: © AP Photo / Christof Birbaumer

Pobreza, corrupción y emigración: lo que queda 30 años después de destruir Yugoslavia

Se cumplen 30 años del inicio del fin de la República de Yugoslavia. El incendio nacionalista, el apoyo intencionado a las independencias por parte de la UE y las bombas de la OTAN lograron despedazar el último país socialista de Europa. Se crearon nuevas naciones empobrecidas que ahora se quedan vacías de ciudadanos que emigran masivamente.

08/Jul/2021
El 25 de junio de 1991, hace 30 años, Eslovenia primero y Croacia después, declaraban su independencia. Comenzaba así el desmembramiento de la República Federativa Socialista de Yugoslavia. Se llegaría finalmente a la desaparición del último país europeo que se consideraba socialista y no estaba integrado en el bloque ideológico occidental.
Al igual que el derrumbe de la URSS, el mecanismo de derrocamiento del sistema político socialista yugoslavo consistió en fomentar los nacionalismos regionales hasta lograr la partición del país original para acabar con su desaparición. Pero en el caso de Yugoslavia esa partición se hizo a sangre y fuego. El despiece de la última república socialista europea supuso el conflicto armado más sangriento desde la II Guerra Mundial en tierra europea. Aunque no hay cifras oficiales, ACNUR estima quelas muertes superan la cifra de 130.000 personas y que los desplazados fueron más de 2 millones.
Seguir leyendo en Sputnik