Foto: Imagen de un grupo de manifestantes pro Trump en el asalto al Capitolio. / Efe

¿Pueden ser pobres los blancos heterosexuales?

Durante cualquier guerra se suceden llamamientos regulares para pedir a las tropas del bando enemigo que se pase al otro. Yo lo vi personalmente en la guerra de El Salvador y en la guerrilla de Colombia. Lógicamente el más susceptible de cambiar de bando es el soldado raso, parte de una situación de poco poder y privilegios, y puede haberse sentido desengañado con sus dirigentes militares o políticos, o sencillamente replantearse sus ideas. Sucedió en la Guerra Civil española, las deserciones y cambios de bando eran frecuentes.

13/Ene/2021

Durante cualquier guerra se suceden llamamientos regulares para pedir a las tropas del bando enemigo que se pase al otro. Yo lo vi personalmente en la guerra de El Salvador y en la guerrilla de Colombia. Lógicamente el más susceptible de cambiar de bando es el soldado raso, parte de una situación de poco poder y privilegios, y puede haberse sentido desengañado con sus dirigentes militares o políticos, o sencillamente replantearse sus ideas. Sucedió en la Guerra Civil española, las deserciones y cambios de bando eran frecuentes. Durante la Segunda Guerra Mundial, prácticamente de la noche a la mañana, la tropa fascista italiana se vio combatiendo en el bando aliado, y sus socios nazis se convirtieron en su enemigo.

Sin duda, hay sectores sociales que, por su clase y origen, parece bastante previsible e inevitable que se encuentren en un determinado bando y no en el otro. Sobre todo porque se enfrentan intereses de clase contrapuestos, es lógico que muchos detecten claramente en qué lugar se defiende a los de su clase. Sin embargo, no siempre sucede así. Si, como dicen los movimientos populares estadounidenses, el conflicto es entre un 1% privilegiado y un 99% explotado, viendo los resultados electorales, las movilizaciones sociales, el nivel de participación política y sindical, es evidente que muchos del 99% no están convencidos ni ubicados en el bando que parecería lógico.

 

Seguir leyendo en CuartoPoder