En dos mil caracteres

Si hubiese sucedido en Cuba, en China o en Venezuela

Aunque dicen que las comparaciones son odiosas, es un saludable ejercicio de análisis mediático pensar cómo habrían tratado los medios una noticia si hubiese acontecido en un país diferente del que sucedió.

02/Sep/2008

Aunque dicen que las comparaciones son odiosas, es un saludable ejercicio de análisis mediático pensar cómo habrían tratado los medios una noticia si hubiese acontecido en un país diferente del que sucedió. ¿Qué hubiera dicho la prensa si la policía de fronteras de Cuba o de China registrase nuestro ordenador portátil, teléfono móvil, MP3 o cualquier otro dispositivo electrónico que pueda almacenar información, incluido cuadernos, informes y hasta un papel arrugado en el bolsillo? Lo que hemos comprobado es que si lo hacen en Estados Unidos el comentario en la prensa española se limita a: “En el difícil equilibrio entre la seguridad y el derecho a la intimidad tras los ataques terroristas del 11-S, una vez más ha perdido el segundo”.

¿Y si hubiese sucedido en Caracas lo que en Denver? En esta ciudad estadounidense, la filial local de CBS News reveló, según difundió la televisión Democracy Now el 14 de agosto, que la policía de la ciudad habilitó un almacén como cárcel y dentro montó docenas de jaulas metálicas para encerrar a los manifestantes que protestaran durante la Convención Nacional Demócrata. Las jaulas, de cinco por cinco metros, están construidas con material de cerca alambrada y aseguradas por rollos de alambre de púas. Un cartel reza: “¡Advertencia! En este predio se utilizan dispositivos eléctricos paralizantes”. Los medios españoles dedicaron muchas páginas a la Convención Demócrata pero esto simplemente no lo citaron.

Mientras esto que sucedía en Estados Unidos no escandalizaba, los medios sí se indignaban con algo que sucedía en Cuba, al parecer, un caso de violación de derechos humanos mucho más alarmante: la multa de 17 euros a un tipo que molestaba a los vecinos ensayando con su grupo de música.