Una denuncia de espionaje del PP valenciano desvela que la policía vigilaba camuflada un acto de solidaridad con Palestina

Una vez más se demuestra que deben pelearse los poderosos para que los ciudadanos se enteren de lo que está pasando.

18/Jun/2010


Una vez más se demuestra que deben pelearse los poderosos para que los ciudadanos se enteren de lo que está pasando. Una denuncia del Partido Popular contra la Delegación del Gobierno, a la que acusaba de espiar mediante un coche policial camuflado un acto de la alcaldesa de Valencia, ha destapado que el objetivo policial era un acto de solidaridad con Palestina que se celebraba a la misma hora y en la misma zona de la ciudad.

El viernes 12 de junio, el presidente del PP de Valencia ciudad, Silvestre Senent, presentó una denuncia en el juzgado de guardia para que se investigaran unas presuntas grabaciones y escuchas ilegales. Los hechos se habían producido el día anterior por la tarde, cuando la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, presentaba en la calle Quart el rediseño de su página web. Según denunció Senent, un escolta de la alcaldesa, se percató de la presencia de un vehículo sospechoso, una furgoneta Citroën Berlingo blanca con las lunas tintadas. Requerido por el escolta (policía local), el conductor del vehículo se identificó como agente del grupo IV de la Brigada de Información de la Policía Nacional. El agente le explicó que realizaba labores de vigilancia en el Jardín Botánico, sito en las inmediaciones. El PP volvió a reiterar su denuncia pública el sábado en rueda de prensa.

Lo que la policía nacional vigilaba en el Jardín Botánico, y objeto de su espionaje, era un acto de solidaridad con Palestina, que se celebraba en esos mismos momentos en el salón de actos del citado Jardín. Éste consistía en la proyección de un documental sobre un viaje de músicos catalanes y valencianos a los territorios ocupados y contaba con la asistencia de algunos de los miembros de la Flotilla de la Libertad, recientemente atacada por el ejército israelí.

El coordinador de Izquierda Unida del País Valenciano, Amadeu Sanchís, ha criticado duramente tanto a la Delegación del gobierno por el espionaje, como al PP por su interpretación “delirante” de lo sucedido. Sanchís ha pedido a la Delegación del Gobierno que “dé explciaciones al respecto, porque se trata de hechos muy graves, y de confirmarse demostraria la voluntad del gobierno español en continuar criminalizando aquellos movimeintos que, de forma pacífica y democrática, apoyan la legítima lucha del pueblo palestino”. En cuanto al Partido Popular, el dirigente de EUPV considera que “ha intentado celebrar una ceremonia de confusión, intoxicando a la ciudadanía, haciéndose pasar por victimas de un supuesto espionaje para así desarrollar la idea de que son un partido persiguido y que la trama de financiación ilegal a partir de Gürtel es un invento para acabar con ellos”.

Pascual Serrano es periodista. Sus últimos libros son "El periodismo es noticia" (Icaria) y Desinformación (Península).