Acciones de Documento
Leido: 8286 veces

ALBA, Petrocaribe, Petrosur y ahora Banco del Sur

Pascual Serrano/Diagonal

por Pascual SerranoÚltima modificación 05/11/2007 10:56
Algo se está moviendo en el mundo y no parece que nos estemos dando cuenta en Europa. Primero fueron los países de Asia quienes decidieron en el año 2000 crear el proyecto Chiang Mai no sólo para desarrollar su comercio regional, sino para independizarse de las instituciones económicas internacionales bajo control estadounidense. En este momento están trabajando en un fondo de desarrollo común. Ahora es en América del Sur donde siete países han fundado el Banco del Sur. Se trata de Venezuela, Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay y Uruguay, con una clara intención explícita de ser alternativa a los organismos de crédito internacionales. El Fondo Monetario Internacional (FMI) desde 2002 ha perdido el 88 % de su cartera de préstamos, y el Banco Mundial (BM) el 42 % desde 1996. Y es que el mundo ya se ha cansado de que estas instituciones les hagan mantener el déficit de Estados Unidos y les dicten sus políticas económicas. Nadie quiere comprar bonos del Tesoro estadounidense mientras ven cómo baja esa moneda, no sólo ante el euro, sino también ante las monedas latinoamericanas.

De forma que este 5 de diciembrre estos siete países firmarán el acta de creación de un proyecto sugerido por el presidente venezolano Hugo Chávez en el año 2004. Al final, todos los agoreros que insinuaban que el gigante brasileño, quien ya tiene su propio banco de desarrollo, el BNDES, no se uniría al proyecto, han comprobado como ha primado en Lula la apuesta por la integración regional.

En la declaración de Río de Janeiro firmada el 8 de octubre dejaron claro que la nueva institución “será un banco de desarrollo con carácter sudamericano, con un rol central en el marco de una nueva arquitectura financiera regional”. Y si nos fijamos en el lenguaje no escrito, la iniciativa no puede estar más clara, su objetivo es contribuir a la independencia financiera regional respecto a las instituciones multilaterales de crédito, como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, afirmó Hugo Chávez. Y a pesar de ello, la reacción del Banco Mundial no ha podido ser más humilde: “Entendemos que la visión de los ministros y de los líderes políticos que promueven el Banco del Sur es que el banco sea complementario a la arquitectura (de financiamiento) que ya existe en la región”, dijo Augusto de la Torre, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe a Reuters. Y es que las instituciones que han basado su política económica en el dólar no están para echar las campanas al vuelo. Se acaba de hacer público que el pasado mes de agosto Estados Unidos registró la mayor salida de capitales desde 1990. De acuerdo con datos del Departamento del Tesoro, los inversores extranjeros fueron vendedores netos de 69.300 millones de dólares en ese mes, y si se le añaden las Letras del Tesoro los extranjeros vendieron 163 mil millones de dólares, también una cifra récord.
Aunque es verdad que aún queda mucho por andar en ese Banco del Sur. Por ejemplo que no se ha decidido la parte que corresponderá a cada país de los cinco mil millones de euros con los que se fundará. También falta definir qué tipo de proyectos son los que financiará, no se ha aclarado si prestará dinero para el desarrollo productivo sólo a programas y empresas estatales - como sería la construcción del Gasoducto del Sur- o también al capital privado ya instalado. Esto definirá mucho de qué tipo de banco se trata. El experto argentino Claudia Kantz, buen conocedor de las experiencias dedicadas a créditos al sector privado, ha recordado que el sentido de la entidad tiene que “garantizar créditos al sector público, al sector cooperativo con finalidades sociales y no asociado a las grandes multinacionales norteamericanas, que sea efectivamente opuesto al BM y al FM y que incluya el retiro de estos organismos de los Gobiernos regionales. Si el banco apuesta a lo que hay, sería apostar a la concentración de capitales”.
Pero cuenta ya con dos elementos fundamentales de gran valor. Uno que, como ha señalado el ministro de Economía brasileño Guido Montega, estará dirigido por los propios países latinoamericanos, a diferencia de otros similares en el mundo y la región, en clara referencia al Banco Interamericano de Desarrollo. Y segundo, que nace con la igualitaria vocación de que todos los países tienen un mismo voto indiferente de su poder económico, algo en las antípodas del Banco Mundial, donde muy pocos países tienen el control. Y no olvidemos que el Banco del Sur es otra ofensiva más de dignidad de desarrollo en la región, que cuenta también con Petrocaribe, una alianza en materia petrolera nacida hace dos años entre el Caribe con Venezuela; Petrosur, que incluye a Argentina, Ecuador y Venezuela; y la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), sin duda la propuesta ideológicamente más audaz, donde predomina el principio de cooperación y solidaridad por encima del comercio.